Y llegaron las rosas a la oficina

Pero no fueron para mi

Y llegó el 14 febrero…Despierto ansiosa, apenas he podido dormir.

Mi yo más romantico

Mi yo más romántico no ha parado de divagar soñando que hoy será el gran día en que “MI guapo de ojos verdes” (escribo “MI”  por si  “la morenita” no se ha enterado todavía que es miooo) se decida a pedirme de salir.

Me apresuro para intentar llegar temprano a la oficina, pero el universo vuelve a conspirar  haciendo que llegue tarde como siempre.

Entro a la oficina  corriendo con el café en la mano, de frente está él, me mira con su sonrisa pícara haciendo que tropiece con la papelera de la entrada y mientras hago equilibrios para no terminar otra vez en el suelo, me percato que “la morenita” se encuentra a su  lado con un ramo de rosas rojas en sus manos…

Incapaz de articular palabra durante todo el día, sigo fotocopiando la documentación que me pidió la jefa para la reunión de mañana… Mientras imagino  con cada pulsación del botón de la fotocopiadora estoy dándole tortas a  mi yo romántico… pa’ que se deje de tonterías…

 

Esta entrada fue publicada en Diario de Becky (Blog). Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.